martes, 26 de octubre de 2010

¿¿¿¿UN HUECO EN HERODES, EN SAN GONZALO, EN LOS SERVITAS????


ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo
Ya se escuchan los rum-rum en las cofradías.
Hay un hueco en Herodes, en San Gonzalo, en Los Servitas.
José Manuel Betanzos ha dejado las cofradías y son muchos los que aspiran a su lugar.
Pero permitirme deciros, con todo mi cariño, que es imposible que nadie ocupe el sitio dejado de José Manuel.
Con el se van muchas cosas mas que un sitio.
Se marchan unas formas, unas maneras, una honradez, una valentía, se marchan sentimientos de recuerdos, se marcha junto a él la casta de otros tiempos.
Llegaran buenos y grandes, seguro que sí, llegaran valientes y atrevidos, claro que sí, serán jóvenes y fuertes, serán perfectos en sus aliños, en sus ropas, en sus calzados, en sus camisetas, serán grandisimos costaleros, pero estoy convencido, que será imposible que superen a José Manuel Betanzos Padilla tal y como él fue en las cofradías y en los pasos.
Con el tiempo, puede que lleguen a empatar, ganarle imposible.
Es de una escuela a extinguir, es de los últimos mohicanos locos y guerreros de las cofradías, es mi amigo, es costalero, es una gran persona, es un lujo haber estado contigo amigo mio tantos años disfrutando y sufriendo, es todo un honor haber aprendido tantas cosas de ti.
Ese es el hueco que deja un hombre. El vacío y sus vivencias. La soledad de buscarlo y no tenerlo debajo. El seguro de vida que fue para todos los que fuimos delante, al lado, o detrás. Esa especie que no dudas que se morirá contigo. Esos que nunca fallan ni te dejan. Mamó en los pechos de otros tiempos y lo llevaba hasta sus ultimas consecuencias.
No lo busquen en las primeras filas ni barreras del protagonismo actual, eso sí, si lo desean encontrar, busquen en un ensayo de Herodes, o del Soberano, o de Los Servitas alrededor de los costaleros, y si no lo encuentran, es porque estará en la taberna con un botellín fresquito entre pecho y espalda, pero pregunten por él a cualquiera, todo el mundo lo conoce, fue un compañero y maestro del costal, digno de toda la admiración del que fue llegando, y fueron muchos los que hemos visto llegar, y además, fue un costalero de la máxima confianza y disciplina de Los Villanueva, y ya con eso, todo queda dicho y entendido.
Un fuerte abrazo José Manuel.


oooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Como no llevais picos en San Gonzalo, y más en segunda...

Miguel Angel dijo...

¿Y eso que tiene que ver con el tema referido?

Mi querido anonimo:
Mi Callejuela es simplemente una manera de expresar y compartir con mis amigos mis sensaciones y mis aficiones, sin mas.

Y si no te costara mucho trabajo, te rogaria por favor, que respetaras mis palabras y la figura de un hombre y un amigo.

Y si te apetece hablar, comentar y debatir sobre los picos en san gonzalo y sus trabajaderas, o lo tratamos un dia de esto aqui y opinamos todos, o te pasas y nos tomamos una cerveza en un dia de ensayos y tambien lo hablamos.

Por cierto... llevas toda la razon del mundo. Y aun asi, meteria a un costalero. Pero esos son temas de otro debate....

No es el tema de hoy.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Lleva razón, disculpe que haya puesto esa reflexión en una entrada dedicada a José Manuel Betanzos, al que no tengo el gusto de conocer, pero del que todo el mundo habla bien, así que por algo será.

Pero de sus palabras y perdone que siga con el tema, deduzco que no considera costaleros a los picos, porque dice usted que "aun asi metería a un costalero". Son unas palabras muy duras, salvo que usted se lo haya hecho saber así personalmente a esos picos.

Buenas noches y disculpe esta intromisión.

Miguel Angel dijo...

Muchas gracias por tu rectificacion y disculpas aceptadas.

Sobre los picos y costaleros en san gonzalo...? lo dicho, motivo de otro debate y en otro momento.

Un saludo

Chaveli dijo...

Lo conocí en San Gonzalo y pude hablar un ratito con el, y pude ver lo gran persona que es Betanzos, un abrazo. chaveli

francisco dijo...

El hueco que no llenará nadie es el de su bondad, generosidad, entrega y maestria.

José Manuel es irrepetible. No tiene nada que ver con casi nadie que haya conocido debajo de un paso.

Sinceramente, muchas veces no valoramos realmente lo que hemos tenido hasta que lo perdemos.

En fin, ojala el tiempo no pasara y las formas tampoco.